Tres comportamientos menos positivos que nos delatan cuando nunca estamos enamorados